SIMBIOSIS

Sim bio sis. Si mbio si s. Sim bi os is. Simbiosis.

El proceso simbiótico define aquellas interacciones que se dan entre dos cuerpos. Una relación de interdependencia traducida en un roce que puede ser pasivo o activo; equilibrado o desequilibrado; mutualista o parasitario.

Pensar en simbiosis es pensar en alteraciones momentáneas, la visita más o menos amable de un organismo externo a tus límites corporales conocidos. Nos extendernos hacía lo otro, insinuándonos borrosas, porosas, dispersas, dilatadas, amplias, exparcidas, expandidas. Podríamos repensar que todo lo existente es, en sí mismo, un hecho simbiótico. Una compleja red de organismos vivos y mecánicos. El parentesco con muchas exclamaciones.

Notas de momentos últimos en los que me he entendido simbiótica:

- bacterias (visitada en 5 ocasiones por la streptococcus pyogenes en el último año);

-   virus de la influenza;

-   consumo de productos fermentados;

-   consumo de alterantes varios;

-   vacunas (a destacar aquella contra la varicela al no haberla pasado de pequeña);

-   besos en mejilla y frente;

-   abrazo (más o menos largos);

-   agarres de mano o brazos;

-   penetraciones (sin ser completada la fecundación espermatozoide-óvulo);

-   segundo exacto en que el billete de tren entra en la maquina;

-   cortes ocasionados por las cuchillas depilatorias;

-   piedrecitas clavadas en mis pies al ir descalza por el jardín;

-   araña conviviendo en mi pelo durante un tiempo;

-  segundo exacto en que mis gatas me muerden brazos, piernas y manos;

-   astillas en los dedos al cargar leña;

-   uñas sucias al arar la tierra;

-   electrocución al tocar (sin querer) un enchufe;

-   perfume de alguien sobre mi ropa o cuerpo;

-  segundo exacto en que guiño el ojo para mirar por el telescopio.